Gastronomía y Turismo

¿Cómo afecta el incremento de precios al turismo extranjero?

 

playa

Según indica el Instituto Nacional de Estadística (INE), en el mes de julio de 2022 más del 63% de las pernoctaciones en nuestro país eran de turistas no residentes. De cara a 2023, las previsiones de la plataforma hotelera SiteMinder apuntan a un verano de récord, con el turista extranjero representando el 65% de las reservas.


La demanda turística depende básicamente de dos factores: el nivel de renta y los precios: “aunque los precios son una variable imprescindible para cualquier tipo de decisión económica, el turista no prescinde de la realización de viajes ante el aumento de estos”, explican desde Voxel.

 Voxel, empresa líder en facturación electrónica y pagos B2B en el sector turístico y canal HORECA, considera que el turismo extranjero no se verá afectado por la inflación en España este verano y apunta a una recuperación del número de reservas previo a la irrupción de la pandemia.

“En España dependemos en mayor medida del turismo exterior, por lo que es importante tenerlo en mente para hacer cualquier análisis de cara a esta nueva temporada de verano, en la que las previsiones apuntan a una recuperación del número de reservas después de la pandemia”, explica la directora de Marketing de Voxel, Amaia Marsà.

De este modo, la ocupación hotelera se mantendrá en niveles positivos respecto al año pasado, cuando los turistas no residentes representaron el 63% de las pernoctaciones en España durante el mes de julio, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE). De estos, los países que más turismo aportaron a España fueron Reino Unido (26,6%), Alemania (17%), Francia (9%), Países Bajos (5%) e Italia (4,4%).

2023: un verano de récord

El sector turístico, pese a la creciente inflación e inestabilidad económica, se prepara ya para una temporada estival en la que hay depositadas grandes esperanzas. Desde Comisiones Obreras (CCOO) prevén un verano con 50 millones de turistas en territorio español durante los meses de junio, julio, agosto y septiembre, de los cuales aproximadamente la mitad (49%) serán extranjeros, mientras que desde la plataforma hotelera SiteMinder, el informe World Hotel Index destaca que el número de reservas por parte de extranjeros llegará a representar el 65% del total.

En este sentido, la demanda interna también adquiere un papel relevante en la recuperación del turismo: los datos de coyuntura turística del primer cuatrimestre del año 2023 reflejan que tanto las cifras de viajeros (+2,3%) como las de pernoctaciones (+0,8%), han superado ya los niveles de 2019.

Este impulso se debe también al turismo nacional (que ha incrementado la demanda en un 4,8% en comparación con el año 2019) mientras que la cifra de visitantes extranjeros está solo un -0,5% por debajo del arranque de ese año. Además, según el informe de CCOO, existe un incremento de la capacidad de gasto gracias a los ahorros generados en este tiempo de cierres de fronteras.

¿Elástica o inelástica? El viajero extranjero soporta más las variaciones de los precios

En primer lugar, lo que determina la elasticidad de la demanda son básicamente dos factores: el nivel de renta y los precios. Según un estudio de Voxel, la demanda es más elástica respecto a la renta, es decir, que los incrementos y reducciones de la renta afectan a la curva de la demanda. “Si el viajero cuenta con menos renta, la demanda de viajes baja” apunta Marsà. Esto aplica sobre todo a la demanda procedente de países como Reino Unido o Alemania, por el tipo de turismo de rentas bajas, centrado en escapadas de sol y playa.

Por otro lado, según indica el estudio, la demanda es más inelástica respecto a las variaciones de precios (IPC), esto quiere decir que el incremento de precios en España afectará poco a la demanda turística procedente del extranjero.

De esta forma, Marsà concluye que, aunque los precios aumenten, la sociedad sigue mostrando un gran interés por viajar y no está dispuesta a renunciar a ello. “Actualmente, el turista que está dispuesto a viajar prefiere optar por estancias más breves y opciones de hospedaje más económicas con tal de no renunciar a sus vacaciones. Viajar ya se considera una necesidad más que un lujo, por lo que los turistas reservan un presupuesto habitual destinado a realizar sus viajes”.