“El Pequeño Dictador”, de Noé Serrano, ha crecido por José M. Rosario

Imprimir
Imagen
Subtítulo
Noticia patrocinada por la Revista Cultural Blanco Sobre Negro
Video
Colaboran
Código
+ Información

Noticia patrocinada por la Revista Cultural Blanco Sobre Negro

Se ha presentado en sociedad esta escultura realizada en resina. Descansa en el hall de Cine sur  El Tablero


El escultor contemporáneo Noé Serrano presentó en la noche del 16 de febrero su obra “El Pequeño Dictador”, formato XXL, a la sociedad cordobesa.

La noche del viernes fue el día decidido por este autor para realizar una doble presentación a sus conciudadanos, y por supuesto al mundo en general.

Este escultor cordobés, de Santa Cruz para más señas, realizó ayer una de sus grandes ilusiones, ya conseguida en parte con su participación en la película “Un Monstruo viene a verme”, que es la fusión del cine y de la escultura.

Noé Serrano es un reconocido escultor tanto en España como fuera de nuestras fronteras. Como muchos otros artistas cordobeses está y ha estado dejado un poco de la mano de dios y sin ayuda de los hombres, en nuestra tierra; la fortuna si le ha encontrado, y ha recibido los apoyos que aquí le han faltado, en lo institucional, fuera de los márgenes que tiene esta ciudad, esta provincia.

El creador, no cumple simplemente su ilusión en exponer, porque durante este fin de semana vaya a mantenerse su obra en el hall de estos cines, sino porque pudo presentar también el spot que se ha realizado sobre la misma.

Noé contó en esta presentación con la compañía de dos importantes colaboradores que han ayudado, como los elfos de papa Noel, para cumplir esta ilusión.

Antonio Leal ha sido el director del spot que se ha realizado sobre la obra. “No solo he buscado planos muy cerrados. Muy de cerca. He intentado fusionar la obra creada con el pensamiento del autor” en este producto audiovisual.

Junto a ellos y parte importante de este novedoso proyecto está Curro Martín, compositor de Bandas Sonoras cinematográficas que reconoció que este “proyecto fue a la inversa” Antes fueron las melodías en su cabeza, tras pisar el taller de “científico” que Noé tiene como taller, y luego llegaron las imágenes. Unos pequeños ajustes y todo quedó realizado.

“El Pequeño Dictador era una pequeña obra de hiperrealismo que se ha movido por muchas ferias de arte contemporáneo” pero que el artista quería que creciera y para ello necesitaba realizar un proyecto colaborativo que ha sido el motivo de esta doble presentación.